Fotos de guaduas cundinamarca


Un aspecto muy importante en la finca es la existencia de fuentes de agua natura- les, ya sean superficiales o subterráneas. Dentro de las superficiales se encuentran los ríos, acequias, arroyos, lagos, lagunas. etc. Las subterráneas más frecuentes son los nacimientos o nacederos, pozos, aljibes y las fuentes artesianas. No se descartan las fuentes de agua artificiales como canales, tuberías, reservorios, presas y embalses.

 

Es recomendable, por tanto, mantener las praderas en la finca de acuerdo al nivel de disponibilidad hídrica con que se cuenta, con el fin de no agotar las fuentes y poder regar adecuadamente las áreas que se tienen. Esto significa que así como el área de la finca es una limitante para el número de cabezas de ganado que se tengan, el volumen de agua disponible es una limitante a la hora de mantener un área de praderas.

 

Para lograr un equilibrio adecuado es necesario evaluar dichas fuentes. Esto se hace determinando los niveles de caudal que tiene la fuente de la finca, es decir midiendo cuánta agua pasa por ella en un tiempo determinado. Solo determinando el caudal se puede proyectar las obras de captación de dicha agua y saber para cuánta área alcanza. (Lea: El pago por Servicios Ambientales para los ganaderos es una realidad)

 

Existen varios métodos para la evaluación del caudal, dependiendo del tipo de fuentes con que se cuenta. Por ejemplo, para el caso de acequias, arroyos o ríos, se evalúa el área transversal mojada de la corriente (que denominare- mos como A) y se mide la velocidad del flujo del agua que pasa (que denominare- mos como V) con un correntómetro (es un aparato con una hélice que gira de acuerdo con la corriente).

 

Con base en dichos datos se calcula la cantidad de agua en metros cúbicos por segundo (que denominaremos como Q), así: Q (m3/seg) = V (m/seg) X A (m2/seg)

 

Para el caso de agua estática, como reservorios, presas, lagos, lagunas, se calcula la cantidad de agua (Q) midiendo sus dimensiones de largo (L), ancho (a) y profundidad (p) y multiplicarlo por un coeficiente de utilidad que es siempre inferior a uno (generalmente 0,8). Téngase que aquí solo se evalúa el volumen por lo cual hay que saber en cuanto tiempo se puede llenar el reservorio para evaluar el caudal con que se cuenta: Q (m3/seg) = L (m/seg) X a (m2/seg) X p (m) X 0,8

 

En cualquier caso es necesario tener en cuenta las condiciones específicas del sitio, pues no siempre es fácil aplicar las ecuaciones directamente. Por otro lado, es indispensable considerar el agua lluvia que cae en la finca y las posibilidades que se tienen no solo del beneficio directo en las praderas, sino de retener o acopiar dicha agua para futuros usos. (Lea: )



Related News


Lizenzfreie fotos kostenlos download ohne anmeldung
Fotos de camisas femininas
Flores fotos y nombres
Isla palmera en dubai fotos
Ver fotos de culiacan sinaloa
Fotos de piolin por la manana y su equipo
Fotos de uniformes de guardias de seguridad
Fotos rejuvenecimiento facial antes despues