Fotos barrancas del cobre chihuahua


Creel Pueblo Magico

El enorme estado de Chihuahua alberga algunas de las maravillas naturales m�s hermosas del mundo, as� como centenarias etnias y tradiciones, legado inmaterial de su territorio. El poblado de Creel es la entrada a una de sus zonas m�s sorprendentes: las Barrancas del Cobre, hogar de los tarahumaras.

Cada rinc�n de este Pueblo M�gico es una invitaci�n a la aventura y al conocimiento. El rugido del viento al chocar con las paredes de roca de las barrancas invita a los visitantes a reflexionar en la quietud del abismo que se abre bajo sus pies. Las estaciones del a�o en Creel se viven de manera extrema: en invierno es habitual apreciar un hermoso paisaje nevado, pero a comienzos del verano, el panorama se asemeja a un p�ramo seco con tierra cuarteada.

Los rar�muris son los dignos guardianes de esta regi�n; durante cientos de a�os han sabido adaptar su vida diaria y sus rituales al clima fr�o y a las condiciones inh�spitas de las monta�as, lo que los ha convertido en fuertes y h�biles corredores, capaces de soportar largas traves�as. Con la llegada del turismo, han encontrado nuevas maneras de subsistir; su amabilidad y sabidur�a dejan una marca imborrable en quienes tienen la fortuna de convivir con ellos.

Qu� visitar en Creel Pueblo M�gico

Fundado apenas en 1907 en una antigua rancher�a rar�muri llamada Nariachi, el municipio de Bocoyna, el poblado de Creel fue por mucho tiempo la �ltima estaci�n del Ferrocarril Kansas City, M�xico y Oriente, que en los a�os 60 se ampli� y actualmente se conoce como Chihuahua al Pac�fico, el famoso "Chepe" que atraviesa desde Chihuahua hasta Sinaloa.

El car�cter de Creel como punto de afluencia comercial se fue acercando al turismo gracias a su cercan�a con sitios de gran belleza como el Divisadero, las cascadas de Rukiraso, Basaseachi y Cus�rare, la comunidad de Arareko, y por supuesto, las Barrancas del Cobre. Fue as� como en 2007 este municipio se gan� su designaci�n como Pueblo M�gico.

Antes de sumergirse en la belleza natural de sus alrededores, Creel tiene mucho qu� ofrecer a sus visitantes. Para disfrutarlo mejor, es recomendable rentar una bicicleta y recorrer las calles y los alrededores del poblado, con sus paisajes de ensue�o entre bosques y hermosas construcciones antiguas.

Adem�s de las tradiciones de los tarahumaras, el rico pasado religioso de este Pueblo M�gico se ve plasmado en su arquitectura. Si bien sus construcciones actuales datan de no m�s de un siglo, la mayor�a se cimentaron sobre las misiones establecidas por los jesuitas a finales del siglo XVII. Tal es el caso de los templos de Cristo Rey y de Nuestra Se�ora de Lourdes, ambos del siglo XX, cuyo estilo neog�tico combina el lenguaje arquitect�nico propio del arte g�tico medieval con formas m�s bien austeras.

Creel tiene tambi�n un pu�ado de recintos culturales para contar su historia: el Museo de Arte Sacro de San Ignacio de Loyola es el primero de ellos. Levantado sobre los cimientos de un antiguo convento del siglo XVIII, sus gruesas paredes de adobe y piedra albergan una colecci�n de 45 pinturas de arte sacro elaboradas entre los siglos XVI y XVIII.

En el Museo Casa de las Artesan�as del estado de Chihuahua, anta�o la estaci�n del tren, se puede conocer a profundidad sobre las costumbres y tradiciones de la etnia rar�muri, el desarrollo de sus pr�cticas en medicina y los espectaculares paisajes que rodean su existencia. Destacan sus colecciones de vasijas de barro, textiles, objetos de madera y fotograf�as de los primeros ferrocarriles y de la casa de Enrique Creel, gobernador de Chihuahua a principios del siglo XX, y a quien el pueblo debe su nombre.

Al terminar de recorrer los museos, es hora de comenzar con las bellezas naturales. Los puntos m�s cercanos al centro de Creel son el Valle de los Hongos y el monumento a Cristo Rey, una imponente escultura de piedra blanca que alza sus brazos al cielo desde sus 8 metros de altura, en lo alto de una colina a 500 metros del pueblo, desde donde sus calles y bosques pueden apreciarse en su totalidad.

En el Valle de los Hongos se encuentran enormes rocas de 20 millones de antig�edad que han adquirido formas caprichosas, como de champi��n, por el efecto de la erosi�n. Habitado exclusivamente por rar�muris, en este sitio existe una curiosa biodiversidad formada por inmensos pinos y encinos que cobijan en sus copas �guilas y diversas especies de aves ex�ticas, como p�jaros carpinteros; este valle es tambi�n el hogar de una buena cantidad de guajolotes en estado silvestre. Se trata de un sitio ideal para practicar senderismo, acampar y montar en bicicleta de monta�a por el sinuoso terreno.

Lo imperdible en Creel Pueblo M�gico

Se repite hasta el cansancio que las Barrancas del Cobre son un destino tur�stico impresionante. Es dif�cil encontrar otra palabra que describa la sensaci�n de tener ante s� un abismo de m�s de 1,800 metros de profundidad, a lo largo de 600 kil�metros, que a pesar de ser constantemente comparado con el Gran Ca��n de Arizona, en Estados Unidos, es mucho m�s rico en belleza gracias a su exuberante biodiversidad.

Las ca�adas de las Barrancas del Cobre albergan ecosistemas abundantes en bosques de pino y encino; al estar localizadas en la Sierra Madre Oriental, sus veranos son cortos y suaves, con lluvias ligeras y persistentes, pero la magia se hace presente en sus largos inviernos, que de noviembre a marzo cubren todo de blanco.

Sin embargo, en las profundidades de las barrancas el clima es m�s amable y la vegetaci�n se torna m�s parecida a la de climas semitropicales y h�medos, por lo que no es extra�o encontrar higueras, ceibas, mangos, naranjos y zapotes, caf� y cacahuate. La presencia de caudalosos r�os forma el entorno ideal para la presencia de fauna muy variada, entre la que se encuentran m�s de 200 especies de aves, reptiles y anfibios, y el 30% de las especies terrestres registradas en M�xico, entre las que se cuentan osos negros, pumas, venados de cola blanca, lobos, jabalís, gatos monteses, nutrias y mapaches.

Para recorrer las Barrancas del Cobre se requiere de tiempo, conocimiento del entorno y buena condici�n f�sica; se puede hacer a pie, en bicicleta o moto, a caballo o en veh�culos todoterreno, pero el mejor modo es a bordo del famoso tren del Chepe, que atraviesa el vasto territorio a diario, en un viaje que comienza a las seis de la ma�ana y concluye sobre las nueve de la noche.

El vistoso ferrocarril color verde con amarillo y naranja recorre su tramo m�s emocionante cuando sube desde la costa hasta los 2,400 metros de la estaci�n de Creel, cruzando m�s de treinta puentes y cerca de ochenta t�neles. Divisadero, la zona m�s cercana al abismo, es tambi�n el lugar donde el tren se detiene entre quince y veinte minutos para permitir a los pasajeros entrar en �xtasis con el paisaje.

Justamente en Divisadero se encuentra el famoso telef�rico del Parque de Aventura Barrancas del Cobre, el cual recorre una distancia de 2.8 kil�metros (es el tercero m�s largo del mundo) a 400 metros de altura. Tambi�n este parque cuenta con dos tirolesas de dimensiones exorbitantes: una de 1,113 metros de largo sobre un vac�o de 450 metros, y otra conocida como Zip Raider, la más larga del mundo con 2,530 metros , que discurre en paralelo al teleférico.

Considerado uno de los parques de monta�a m�s impresionantes del mundo, en este lugar se pueden gozar desde tranquilas actividades hasta las m�s extremas, como recorridos a caballo, siete tirolesas y dos puentes colgantes que atraviesan cinco kil�metros en total, una v�a ferrata con un sistema de semi escalado de 45 metros, una pared de casi diez metros para practicar rappel, dos rutas de ciclismo de monta�a, y espacios para acampar bajo el impresionante cielo estrellado de la sierra.

Los sublimes paisajes naturales contin�an en el Valle de los Monjes, donde una serie de rocas monumentales, de m�s de 50 metros de altura, parecen haber sido dispuestas en procesi�n, una tras otra y en grupos regulares, como si se tratara de monjes en meditaci�n que rodean veredas perfectas para caminar o pasear en bicicleta.

Los cauces de los r�os que desbordan las barrancas culminan en enormes ca�das de agua; las m�s cercanas a Creel son las cascadas de Rukiraso, con 30 metros de altura, pinturas rupestres en las cavernas de alrededor y un espl�ndido mirador, y Basaseachi, la cascada permanente m�s alta de M�xico, con 246 metros de ca�da libre.

Desde el poblado de Creel se pueden contratar visitas guiadas a cualquiera de estos sitios; otro de los imperdibles es el que conduce a San Ignacio Arareko, una t�pica comunidad tarahumara que ha dispuesto servicios para el turismo, con la finalidad de permitir un acercamiento a sus tradiciones y costumbres. El pueblo tiene un lago encantador del mismo nombre, una iglesia de adobe del siglo XIX, valles con curiosas formaciones rocosas, caba�as, zona de acampar, renta de bicicletas, lanchas y caballos, y venta de artesan�as.

Entre las varias misiones existentes en la Sierra Madre Oriental, la m�s pr�xima al Pueblo M�gico es la de San Ignacio de Loyola, establecida durante la primera mitad del siglo XVIII en un sencillo templo de piedra caliza que respeta en su arquitectura algunos elementos rar�muris; por ejemplo, en la parte izquierda de su fachada se puede apreciar la figura de un peyote, cact�cea end�mica del desierto mexicano utilizada por los tarahumaras con fines medicinales y de autodescubrimiento.

Qu� comer en Creel Pueblo M�gico

Despu�s de las agotadoras jornadas por las hermosas atracciones de los alrededores, la gastronom�a local resulta un alivio para los viajeros; ya sea en los ingredientes caracter�sticos del norte, como la carne y el chile secos, las tortillas de harina, los cortes de carne fresca y las conservas de fruta que se utilizan para preparar platillos como burritos, discadas, enchiladas y caldos, entre varios otros, tambi�n pueden disfrutarse productos provenientes de las comunidades rar�muris, como gorditas, atole, tamales y tesg�ino, elaborados con ma�z.

En Creel existen algunos restaurantes que sirven a sus comensales una mezcla de ambas cocinas, como La Caba�a que sirve discadas con cortes de carne y embutidos muy condimentados, acompa�ados de tortillas hechas a mano, el T�o Molcas con sus deliciosos burritos de carne, el Restaurante Ver�nica que es quiz� el m�s apegado a la tradici�n tarahumara, y La Estufa, que adem�s de sus ricos platillos ofrece cocteles y bebidas a sus visitantes.

Qu� comprar en Creel Pueblo M�gico

La cosmogon�a de los tarahumaras se ve reflejada en los diversos trabajos que realizan en barro, madera, palmilla y textiles, que representan venados, peyotes y figuras relacionadas con el culto al sol, la luna y el ser humano en canastos, m�scaras, instrumentos musicales, art�culos de cocina, mu�ecas con el traje t�pico rar�muri, prendas de vestir, bolsas y accesorios diversos. El mejor lugar para adquirir estos objetos es el Museo Casa de las Artesan�as, que promueve y brinda apoyo a estas comunidades para la conservaci�n de sus tradiciones y su desarrollo econ�mico.

Para dormir en Creel Pueblo M�gico

Existen varias opciones para hospedarse en Creel, desde las m�s comunes y c�modas en hoteles ubicados en el pueblo, hasta campamentos en medio de las barrancas, tanto en el Parque de Aventura como en las peque�as comunidades rar�muri salpicadas por toda la zona.

Entre los hoteles m�s conocidos se encuentran el Best Western The Lodge at Creel, con habitaciones r�sticas pero confortables, restaurante, bar, cafeter�a, sal�n de eventos y spa, as� como tours y actividades ecotur�sticas para toda la familia. La Quinta Misi�n es un eco-hotel construido de adobe, que cuenta con sistemas de captaci�n de lluvia y calefacci�n solar. Ofrece un tour a las instalaciones del hotel para que sus visitantes puedan conocer el funcionamiento de sus equipos ecol�gicos de �ltima tecnolog�a.

Las caba�as de Sierra Bonita son una opci�n m�s sencilla para disfrutar el clima y los paisajes de Creel, as� como la Hacienda Bustillos, ubicada en el centro, que ofrece habitaciones y caba�as con cocina y tours a todos los atractivos de la Sierra Tarahumara.

Para mayor informaci�n sobre Creel Pueblo M�gico

Oficina de Turismo

Av. Adolfo L�pez Mateos s/n, Centro, Creel, Chihuahua

Tel�fono: 01(635) 456 0506



Related News


Fotos da nova camisa do barcelona
Fotos de chancro blando
Fotos de elementos de laboratorio
Pie de atleta fotos imagenes